fbpx
Causas y solución al mal aliento - 17 enero, 2024

El mal aliento es un problema común y preocupante a la vez, que está presente en la vida de muchas personas. Si es tu caso o conoces a alguien que enfrenta esta situación, no tienes motivos para alarmarte. Ya que, al descubrir la causa e informarte suficiente sobre el mal aliento, podrás tomar medidas que sirvan como solución.

Detrás de la vergüenza que ocasiona este problema, se encuentra una afección que necesita ser tratada. Por eso, todo se reduce a que cuentes con la información adecuada para cuidar tu salud bucal. De esa manera podrás recuperar la confianza al hablar, y renunciar las limitaciones que provoca el mal aliento en tu vida diaria.

¿Cuáles son las causas del mal aliento?

Empezar el día con el olor y la incomodidad del mal aliento es un problema incómodo. Sobre todo, cuando persiste y te acompaña durante todo el día. Este es un signo que está presente en un alto porcentaje de la población y se conoce como halitosis, provocada por alguna de las siguientes causas más comunes:

Malos hábitos de higiene

La mala higiene es la principal causa del mal aliento, por eso la higiene bucal adquiere una gran importancia en la vida de las personas. A diario necesitas tratar a detalle cada rincón de tu boca para combatir las bacterias que están presentes en la misma. Porque la descomposición de los residuos de comida se produce al quedar ocultos en tu boca.

Cada zona interdental, e inclusive en la lengua, puede ser la fuente de emisión de gases olorosos. Debido a la presencia de los restos de comida. Por sí misma, la lengua contiene más de 90 bacterias por cada centímetro. Esto es un reflejo de la cantidad total de bacterias que se pueden encontrar en la lengua.

Por esta razón, la limpieza bucal abarca múltiples áreas, desde la zona inicial de la lengua hasta la zona posterior. Así podrás continuar con la limpieza de los dientes, asegurándote que ni la lengua ni los dientes tengan una apariencia o tono inusual. En caso contrario, tu lengua no estará sana, ni tus dientes.

Poca producción de saliva

Contar con una buena producción de saliva es una gran ventaja. Porque su función va más allá de contribuir con la digestión de los alimentos, ya que se encarga de mantener lubricada la boca y reducir la acción de los gérmenes que ingresan a tu boca. Por lo tanto, a medida que produzcas naturalmente más cantidad de saliva, tendrás una boca sana y limpia.

Prótesis dentales

El uso de prótesis dentales como aparatos de ortodoncia, puentes y demás, son un foco para la formación de bacterias. Si no reciben una limpieza adecuada, y si no eliminas los restos de comida se generan los olores típicos del mal aliento. También ocurre cuando no utilizas de forma correcta los palillos, cremas, escobillas u otros elementos de limpieza.

Infecciones

El padecimiento de infecciones suele ser una causa común, porque si tienes un absceso dental, e incluso sinusitis, amigdalitis bacteriana u otra afección de este tipo. Entonces, se aparecerá ese olor molesto, que tiene conexión con el dolor, la fiebre y demás molestias que estés experimentando.

Al mismo tiempo, el padecimiento de algunas enfermedades crónicas como es el caso de la diabetes avanzada, cáncer, insuficiencia renal u otro, puede ocasionar estos olores en tu boca.

Ingesta de alimentos

Existe un grupo de alimentos que detonan la apariencia del mal aliento. Usualmente, se trata del ajo, sardinas, café, cebollas e incluso condimentos que tengan olores fuertes. Esto se debe a que la absorción en el tracto intestinal puede abarcar una duración de 72 horas, en las que continua la emisión de dicho olor.

Por su parte, el tabaquismo está incluido entre las causas por su olor distintivo, y en algunos casos es usado para disimular la halitosis. Sin embargo, puede generar secuelas porque la nicotina causa daños sobre tus dientes, encías y lengua. Y actúa como un estímulo para el crecimiento y la formación de bacterias al limitar la oxigenación en los tejidos.

Soluciones para el mal aliento

Para cada causa existe una solución específica, por eso es importante que evalúes tu caso y descubras el detonante del mal aliento. En general, puedes implementar las siguientes soluciones y empezar a notar cambios positivos sobre tu salud bucal:

  • Mantén una buena higiene bucal. Utiliza cepillo dental en buen estado, no dejes ningún área desatendida, no desaproveches el alcance del hilo dental para extraer residuos de comida e incluye enjuague bucal a tu rutina.
  • No olvides desayunar. Aparte de ser el primer aliento del día, y proporcionarte energía, también ayuda a reducir el mal aliento.
  • Cuida tu hidratación. Es importante que mantengas un buen consumo de agua durante el día, porque regula la formación de gérmenes.
  • Incluye más frutas y verduras a tu dieta. En tu plan alimenticio no deben faltar las frutas y verduras. Ya que, aumenta la flora bacteriana naturalmente, porque actúa como una respuesta contra los gérmenes que se encuentran en la boca.
  • Visita regularmente al odontólogo. Agenda una consulta con el odontólogo y recibe orientación personalizada sobre tu caso. Además, es el mejor modo de que estés en control y recibas una limpieza profesional en un lapso de tiempo regular. Así evitarás la formación de placa y cálculos que le abren paso al mal aliento.

Visita a tu especialista
Si padeces algún síntoma de los comentados, puedes visitarnos en nuestra clínica dental de Guadalajara. Aquí evaluaremos tu caso en particular, puedes venir a visitarnos sin compromiso la primera cita es gratuita.

LLÁMANOS TE ATENDEMOS CON NORMALIDAD 949 320 305.Más información.