fbpx
Las causas de la recesión de encías - 1 febrero, 2024

Cuando observas tus dientes en el espejo, y no sabes qué pasa con tu encía, puedes estar en presencia de las causas de la recesión de encías. No tienes por qué alarmarte, ya que es una situación que le puede pasar a cualquiera, y existen diferentes causas detrás de este problema que afecta tu salud bucal.

En lugar de preocuparte, necesitas explorar a qué se debe esto, y por qué existe mayor posibilidad de que aparezca al tener más de 40 años. Una vez que aparecen los primeros signos como el dolor y el efecto estético, aumenta la urgencia de que obtengas respuestas. Para ello tienes que considerar cada causa, y la solución factible para cada situación en específico.

problemas de encías

Señales de las causas de la recesión de encías

También conocida como “recesión gingival”, la recesión de encías aparece cuando el tejido de tus encías cede. Principalmente, puedes notarlo cuando las raíces de tus dientes están visibles, y esto ocasiona dolor e inclusive sensibilidad, ya sea al comer o al cepillarte. Al mismo tiempo, esta condición bucal puede generar otros síntomas molestos.

¿Cuáles son las causas de la recesión de encías?

A lo largo de los años, la recesión de encías es concebida como un resultado de malos hábitos bucales, pero esta no es la causa principal. Ya que, existen otras razones por las cuales ocurre este problema bucal. Al descubrir cuál es el origen de esta situación, podrás empezar el tratamiento adecuado. Cuáles son las causas de la recesión de encías

El bruxismo

Una de las causas de la recesión de encías es el bruxismo, y es que el roce entre los dientes o al morder por inercia, genera un daño importante sobre los dientes. A medida que esta acción se vuelve reiterada, hace que los dientes queden expuestos, porque los dientes sufren demasiada presión y el hueso retrocede junto con la encía.

Es decir, si sufres de bruxismo, debes empezar por tratar esta condición para detener el daño sobre tus encías. Un tratamiento a tiempo puede evitar la recesión de encías, como también reducir la gravedad de la misma.

El bruxismo

Cepillado inadecuado

El cepillado de tus dientes puede ser perjudicial cuando lo haces de forma incorrecta, porque si excedes la fuerza que debes aplicar, o eliges una técnica inapropiada, afectas la condición de tus dientes. Lo más recomendable es que te cepilles de forma moderada, y revives el estado de las cerdas de tu cepillo de dientes.

El uso de la fuerza al momento de cepillarte debe ser medido. En caso contrario, estarías deteriorando tu esmalta y esto hace que se empiecen a inflamar tus encías. A medida que repites este daño, aparece la recesión de encías.

Para revertir esta situación, puedes sustituir tu cepillo de dientes por uno que tenga cerdas más suaves. También, es vital que consultes con tu odontólogo de confianza, sobre los signos de daño que estás experimentando en las encías, y acerca de las mejores recomendaciones para cepillarte a diario.

Dientes desalineados

Unos dientes desalineados no solo tienen consecuencias estéticas, sino que pueden ser el origen de la recesión de encías. Por este motivo, la corrección de la posición de tus dientes debe ser corregida por medio de la ortodoncia para que evites problemas más graves.

Además, si padeces de mala alineación, es necesario que te sometas a una limpieza dental profesional, porque esto evitará que algunos restos de comida afecten negativamente a tu encía.

Dientes desalineados

Mala aplicación del hilo dental

El hilo dental es una herramienta que te permite mantener una buena higiene bucal, pero resulta una desventaja cuando lo usas de forma incorrecta. Porque el hilo dental es capaz de irritar las encías, sobre todo si lo usas de forma exagerada, y puede ser el principio de la aparición de la recesión.

Antes de incluir el hilo dental en tus hábitos de higiene bucal, necesitas aprender a usarlo por medio de recomendaciones de un odontólogo, para que no tengas dudas, y no se genere una recesión de encías.

Mala aplicación del hilo dental

Factores genéticos

La mayoría de los problemas de salud, surgen por origen genético, y la recesión de encías no es la excepción. Esto quiere decir que, si tus padres tienen recesión de encías, es posible que tú también padezcas esta condición. Si notas que es un padecimiento común en tu familia, puedes anticiparte y consultar con tu doctor de confianza.

Al compartir esta inquietud con tu dentista, es posible que puedas cuidar tu salud bucal y prevenir cualquier padecimiento relacionado con tus encías. Un tratamiento adecuado marca diferencia, sobre todo cuando toma en cuenta tus condiciones personalizadas, y atiende tus temores.

¿Cómo solucionar la recesión de encías?

Dependiendo de la causa, existen diferentes tratamientos para solucionar la recesión de encías, entre los cuales se encuentran los siguientes:

  • Si la recesión se debe a gingivitis causada por placa bacteriana, lo primero será mejorar la higiene oral con un cepillado suave y uso de hilo dental para eliminar bien los restos de comida. En algunos casos se pautará el uso de enjuagues bucales antisépticos.
  • Cuando existe malposiciones o apiñamientos dentales, que provocan inflamación crónica, puede ser necesario realizar ortodoncia para corregir la posición de los dientes.
  • Si la causa es un cepillado muy agresivo, el odontólogo te enseñará la técnica de cepillado Bass para proteger las encías.

Cuando la recesión ha provocado exposición de la raíz, la mejor solución es realizar un injerto de encía. Este procedimiento permite cubrir la zona expuesta con un tejido muy similar al original tomado del paladar. De esta forma se restaura la anatomía del área, se protege la raíz y se evita la hipersensibilidad dental.

La solución dependerá de la causa origen, pero en casos avanzados de recesión gingival, el injerto de encía es el tratamiento más recomendado y efectivo.

LLÁMANOS TE ATENDEMOS CON NORMALIDAD 949 320 305.Más información.